martes, 9 de marzo de 2010

Invasores amenazan a padres de Valentina Quintero con quemarles sus propiedades

Desde el pasado 28 de febrero, la residencia y posada de sus padres en Vargas fue tomada por un grupo de 60 familias que afirma que las tierras le pertenecen porque eran de sus ancestros.esta toma sería la primera de muchas, ya que se apropiarían de más terrenos para conformar una comuna Las autoridades se declararon incompetentes Galería: Imágenes de la invasión
Los invasores en Caruao se mantienen vigilantes de la zona | Raúl Romero

La indignación se percibe en la voz de la periodista Valentina Quintero cuando habla sobre la invasión que sufrió la residencia de sus padres en Caruao, estado Vargas, y el estado de indefensión en el que se encuentra su familia tras las amenazas de los pobladores.

El desarrollo de los hechos inició el pasado 28 de febrero, cuando un grupo de 40 personas - que ahora dice estar conformado por 60 familias - hizo una "toma pacífica" de los terrenos, quemando los árboles frutales y las plantas que ocupaban 8.000 metros de terreno.

El argumento de los invasores, que con la acción también violaron leyes ambientales, era que las tierras habían pertenecido a sus ancestros y por eso debían ser recuperadas. El grupo también anunció que esta toma sería la primera de muchas, ya que se apropiarían de terrenos desde Caruao hasta Guayabal para conformar una comuna.

Quintero y sus hermanos hicieron el reclamo ante las autoridades e intentaron, inclusive, mediar la situación ante el consejo comunal de la zona. Sin embargo, todas las acciones fueron inútiles.

"Al gobierno esto se le fue de las manos porque no tiene manera de proteger a nadie. Te sientes vulnerable y desasistido", sentencia la comunicadora tras afirmar que, a pesar de los esfuerzos del Procurador de la entidad y de la Guardia Nacional por desalojar al grupo, sus padres recibieron amenazas de ser quemados junto a sus propiedades.

El feroz ultimátum se pronunció luego de que este domingo las autoridades apresaran a uno de los invasores. El grupo responsabilizó por la acción al padre de Quintero, de 85 años, y le exigió la liberación del cautivo antes de las 9:00 pm. Si esto no se cumplía, le podrían quemar su vehículo y casa sin importar si había gente dentro de ella.

No sucedió nada en la noche. La familia debió pedir que dejaran en libertad al invasor y partir de la residencia en medio de la inseguridad, sin ni siquiera poder pasar por el pueblo, a donde también se les prohibió la entrada.

La familia Quintero lleva 15 años en Caruao. "Desde que llegaron, mi papá y mi mamá no han hecho más que integrarse a la comunidad", dijo la periodista que aún no se explica cómo "el pueblo entero" pudo tener esa reacción tan violenta.

En agosto del año pasado, un pequeño grupo de invasores entró a los terrenos con la excusa de que en el lugar se construirían las casas del Instituto de la Vivienda de Vargas.

El argumento fue desmentido y las personas desalojadas rápidamente. El propio gobernador del estado, Jorge Luis García Carneiro, señaló poco después que no permitiría las invasiones en la zona.

Ante los últimos hechos, la familia acudió la mañana de este lunes a la Fiscalía de Catia La Mar para denunciar las amenazas y el desalojo forzado de la vivienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir