miércoles, 10 de marzo de 2010

Leyendas: Eternos, queridos Momoyes trujillanos


CRONISTA JUAN DE DIOS SÁNCHEZ - Te impregnas del amor más puro del mundo cuando llegas a las tierras trujillanas. Todos nos sentimos como si tu fuera el invitado de honor y te damos aliento, manos amigas, café caliente y mesa buena y limpia que , al compartirla contigo, sentimos como un inmenso honor que nos llena de felicidad.

Es el Trujillo que puedes ver pero déjame decirte que hay otro. Es el que está debajo de las casas, en las flores más escondidas, en los paisajes más lejanos, en el silencio de las plazas, en los cursos alegres y silenciosos de los ríos. Es el Trujillo de los momoyes, especie de pequeños duendes que moran en nuestras cosas más sencillas y que están por supuesto, en las montañas, en los cauces secos de algunos ríos, en el sembradío de flores, en el ritmo de los bueyes. Ellos viven, a veces, en cuevas muy profundas de donde, de noche en noche, de tarde en tarde, salen a hacer alguna travesura o a dejar , prendido el aire un encanto para que aunque te vayas molesto siempre regreses, o un poema de amor que se enreda en el pelo de las muchachas que siempre sienten como si el aire las besara y en su nombre dijera cosas muy hermosas.

Son los momoyes los dueños del perfume de las flores, del canto de los pájaros, hay un momoy que vive en las campanas, otros moran en el siempre eterno cantar del agua en las tinajas y escondido en los helechos de nuestros altos montes se esconden para verte la cara, saber por ella que eres buena gente y para cuidar de ti, que eres el mejor de los tesoros, mientras andes por las tierras santas de Trujillo.

Hay un lugar trujillano que esta captado por la leyenda de los momoyes. Está, cerca de la vuelta de la antigua carretera que llaman Tucutucu y que está hoy parte del Eje Vial que comunica a Valera con Trujillo. Esa vieja carretera seguía las curvas del río Castán, que es un nombre que suena a Biblia o a leyenda lejana, y cuentan que un trabajador que se ganaba el pan construyendo la vía quedó mudo porque uno de los momoyes lo había visto colocando grandes tacos de dinamita para romper las piedras (es que los momoyes, también son los cuidadores de las piedras). Cuentan que los que oyeron al momoy que les hablaba no pudieron detener el llanto por la profunda tristeza del pedido del duende rogando que no le destrozaran su casa. No sabré darles con precisión cuáles fueron las palabras pero insisten en que el hecho sucedió, que el obrero quedó mudo mucho tiempo y que siempre que se acordaba del episodio lloraba del mal que había hecho al sitio donde siempre se ha insistido que existe la aldea más grande de los momoyes de Trujillo.

Pero además de esa magia que está escondida debajo de las casas Trujillo es un resumen de hermosos paisajes que hacen llenar a los ojos de maravillas intensamente nuestras: aguas que son el más querido refugio de la salud, de la belleza, del amor; plantas y flores que no se cansan de derrochar colores, perfumes y emociones; aires que vienen de los más altos parajes y que al llegar a Trujillo se amansan y besan el rostro de los amigos que llegan como si fueran gasas muy tenues que los aman y protegen. Trujillo es un eterno subir y bajar de los cerros ya que los pueblos están al abrigo de los valles, encaramados en las mesas, sensibles y buenos y cuya sola mención enamora y enternece. Voces buenas como Trujillo, Mendoza, San Miguel, que retraen a las sabanas manchegas, al mundo castellano o signos que se dejan oír como Boconó, Carache, Escuque , Tostós y Betijoque que suman el áspero hablar de los abuelos indios a la manera española de decir las cosas. La Virgen de la Paz ( la que está en la Catedral) y que se refleja en lo alto del cerro de Montero es una eterna invitación para que te quedes, para que siempre regreses.

Nada más. Una arepa caliente con mojo trujillano con un poco de picante y café sin azúcar y no habrá perfil 20 que pueda contigo, Así es. Así será, por Dios yo se los juro.

Fuente imagen
Fuente info

4 comentarios:

  1. hola me gusto mucho la leyenda quiero saber cuando sucedio eso y si el señor todavia esta vivo porfavor respondeme a este email

    surfstudii_98@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy Viviana Cegarra y estoy realizando una investigación sobre los momoys y como el pueblo trujillano todavía cree en ellos, por ello quisiera pedirte que me permitas utilizar este historia y si es posible me facilites las fuentes que utilizaste. Muy agradecida.

    ResponderEliminar
  3. Hola Viviana.- Gracias por tu interés.
    La fuente informativa de este post la verás al final del Artículo "Fuente Info".
    Es un artículo del Diario El Tiempo. (fuente original --> http://www.diarioeltiempo.com.ve/V3_Secciones/index.php?id=40842010&_Proc=Desp)
    Si deseas contactar con ellos puedes hacerlo al siguiente email contactenos@diarioeltiempo.com.ve.-
    Hay más fuentes informativas también en las diferentes Bibliotecas del municipio Boconó (Alcaldía, IUTET, Museos, etc.).
    Lamento no poder ayudarte más en este sentido, pero la distancia me lo impide.
    Si te interesa, una vez finalices la investigación puedes publicar tu experiencia a través de este blog.- Ya me contarás.
    Un saludo y muchos éxitos.-

    ResponderEliminar
  4. que bueno esto me encanta nuestras leyendas, no devemos perder esto, y siento que de verdad existen. soy de san rafael , y amo a mi estado trujillo.

    ResponderEliminar

Compartir