viernes, 17 de julio de 2009

Trujillo, un destino perfecto para disfrutar de unas tranquilas vacaciones

Trujillo, 17 Jul. ABN.- El estado Trujillo es una de las entidades andinas que cuenta con una gran variedad de atractivos turísticos para todos los gustos, que pueden ser aprovechados por quienes han decidido pasar sus vacaciones en un ambiente lleno de tranquilidad y rodeado de exuberantes bellezas naturales.
La Corporación Trujillana para el Turismo (Corpoturismo), indica que este estado venezolano cuenta con lugares naturales, históricos, religiosos y pueblerinos por los cuales es uno de los destinos turísticos preferidos por propios y extraños.
Aunado a ello la exquisita gastronomía que ofrece Trujillo es otro punto a su favor.
Boconó, denominado por el Libertador Simón Bolívar como el Jardín de Venezuela, es uno de los municipios con mayores parajes turísticos con que cuenta el estado Trujillo.
Rodeado por un excelente clima, hermosa vegetación y majestuosas montañas, ofrece a los turistas lugares como el parque Guaramal, la Laguna de Los Cedros, la Laguna Negra y Río Negro, especiales para quienes desean disfrutar de la naturaleza.
Otro de los atractivos turísticos con los que cuenta Boconó es San José de Tostós, uno de los principales pueblos productores de café en la entidad trujillana.
Igualmente, Niquitao, donde se libró la Batalla de Niquitao ocurrida el 2 de julio de 1813, es un pueblo boconés famoso por un exquisito amasijo hecho a base de maíz que prepara doña Isabel Moreno y que se puede conseguir en la Casa de las Mantecadas.
Isnotú, en el municipio Rafael Rangel, es otra de las opciones para quienes prefieren el turismo religioso, pues allí se encuentra el santuario del médico de los pobres, José Gregorio Hernández, lugar propicio para quienes aprovechan los períodos vacacionales para pagar y dar gracias por algún favor recibido.
Asimismo, en el municipio Trujillo se encuentra la Virgen de La Paz, un monumento que no sólo sirve para la oración y la búsqueda de la paz espiritual, sino que por ser una estatua que mide casi los 47 metros de altura es el mejor mirador con el que cuenta laentidad, ya que desde allí se pueden observar desde los páramos trujillanos hasta el lago de Maracaibo.
Además, quien venga al estado Trujillo no puede dejar de visitar La Puerta y La Lagunita, dos localidades del municipio Valera, que ofrecen un excelente clima de montaña y artesanía elaborada por manos trujillanas para que cualquiera que visite a esta tierra se lleve un bonito recuerdo.
Para quienes prefieren los climas cálidos, la mejor opción es La Ceiba, un pueblo ubicado a las riberas del lago de Maracaibo, donde se puede degustar el mejor pescado frito en medio de la brisa costera.
No obstante, es la receptividad, carisma y amabilidad del gentilicio trujillano lo que hace de esta entidad que forma parte de la cordillera andina venezolana el lugar ideal para visitar en familia durante el período vacacional que se avecina; el cual será más provechoso si se toman las medidas de precaución, especialmente a la hora de conducir.
Fuente info

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir